La Bujía y el Ojal, Rebeldías Mínimas

Agacharse para mirar si el coche pierde aceite, lanzar una piedra al agua y
que salte, cuantas más veces mejor. Cruzar las piernas al sentarse, limpiar una
mancha del suelo en casas ajenas, mirarse en los escaparates, tocarse y
morderse el pelo.

¿Qué nos define corporalmente como hombre o mujer? ¿Qué gestos o
acciones propios de nuestro sexo biológico aprendimos y repetimos en el
cotidiano?

El concepto de género está sometido a múltiples manipulaciones, si bien la
idea de género como convención social impuesta desde el momento en que
nacemos ―y no asociada a factores biológicos― es algo cada vez más
aceptado. Cuando nace un bebé, antes de determinar si es normal desde un
punto de vista estrictamente físico ―si tiene dos manos, dos piernas, dos
ojos― se especifica algo mucho menos relevante pero que va a condicionar su
vida futura y va a poner de manifiesto la educación diferenciada que reciben
hombres y mujeres: es un niño, es una niña.

Ensayo extracto del montaje.

A partir de ahí, incluso el más banal de los símbolos ―la ropa― los diferencia: a las niñas se las viste de rosa ―color asociado en nuestra cultura a los afectos― y a los niños de azul―asociado al trabajo―. Las mujeres deben dedicar sus vidas a los afectos vestidas de rosa y los hombres deben ganarse la vida vestidos de azul. Pero como al final las
mujeres tienen que trabajar además de sentir, el azul entra en sus vidas a medida que se hacen mayores. No deja de llamar la atención que, por el contrario, el rosa no suela
pertenecer al ámbito de lo masculino sin implicaciones de afeminamiento, lo cual lleva a sospechar la definitiva exclusión masculina del mundo sentimental.

Y así nos enfrentamos al concepto a investigar –Feminidad y masculinidad– los mandatos de género sobre los que se construye la diferencia sexual. Lo absurdo de esos mandatos.

Buscar desde el movimiento, acciones o gestos «apropiados» que te definen como hombre o mujer. Partir de la investigación de los tópicos en lo corporal. Trabajar estos conceptos desde el cuerpo y la presencia. Movimientos gestos o acciones
estereotipadas. Atravesadas por lo lúdico, el humor, la pasión, la violencia, la repetición o el cansancio.

  • Intérpretes y autores: Anna Mezz e Ignacio Repetto
  • Escenografía: Lola Mezquita
  • Vestuario: Marta Galdeano
  • Música: Aster Aweke, Nouvelle Vague, Bulgarian Chicks, Ignacio Repetto
  • Iluminación: Olga Rodriguez
  • Sonido: Ignacio Repetto
  • Duración: 25 minutos

Si queréis conocer más sobre esta obra podéis entrar a su espacio en MySpace.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s